60 años del Lancia Flavia

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Comparte:
Pin It

 

Estimados lectores,

El Lancia Flavia se lanzó en el Salón del Automóvil de Turín de 1960 y representa uno de los modelos más innovadores de una casa que siempre ha hecho de la innovación su rasgo característico en su historia.

A mediados de los años cincuenta, después de haber creado auténticas obras maestras como Lambda, Aprilia y Aurelia, la prestigiosa compañía de Turín se está hundiendo también debido a las fuertes inversiones en el campo competitivo (el equipo de Fórmula 1 se vende "gratis" a Ferrari) y la familia del fundador entrega el control al financiero Carlo Presentí. Entonces fue cuando Lancia comenzó a sufrir entre lo económico y el diseño buscando un compromiso medio entre ambas.

En Lancia había la necesidad ahora impenetrable, a fines de la década de 1950, de cubrir el vacío en la gama Lancia  entre Appia (un pequeño sedán que había alcanzado la cima en el mercado) y Flaminia (el buque insignia de la marca italiana). La elección del nombre comercial lleva a la gerencia de Lancia a dar a luz un nombre que no abandona la serie de los caminos romanos (Aurelia, Appia y Flaminia) y bautiza el nuevo modelo con el nombre Flavia, un antiguo camino romano en la provincia de Venetia et Histria, que fue construido por el emperador Vespasiano en 78-79. Curiosidad: el nombre elegido originalmente era Esperia, cambiado poco antes del lanzamiento al mercado en Flavia.

Algunas cejas arqueadas le provocaron la línea. Fruto del diseñador, dentro de la casa de Chivasso, Piero Castagnero, autor que luego diseñará los coupés Fulvia y Beta, de absoluta belleza, aquí se deja llevar un poco por la modernidad del conjunto y el resultado que despertará perplejidad en los "lancistas". ”Con una línea poco convencional, un frontal  con faros divididos, grandes superficies de vidrio y un compartimento de pasajeros con soluciones refinadas. 

Los nuevos modelos intermedios de la casa Lancia, frente a las deficiencias de potencia pero con una mecánica original e innovadora, encontrarán un punto de favor en el diseño interior que, por el contrario, pudo satisfacer completamente a los exigentes clientes de Lancia a partir del renacimiento de la la tela homónima que cubre los asientos debajo de la cual, sin embargo, se escondía un nuevo tipo de espuma, capaz de ofrecer una comodidad de asiento de nivel superior. El tablero de instrumentos, completamente cubierto de cuero artificial, y la instrumentación de diseño moderno y completo con cuentarrevoluciones, mientras que la palanca de cambios permaneció al volante también para permitir la recepción de seis personas para quienes el Flavia fue homologado y donde el único respaldo delantero era revolucionario podría plegarse.

Otros refinamientos y originalidad fueron el espejo con soporte para sellos, el cenicero con encendedor incorporado, las luces de techo automáticas, las luces de seguridad en las puertas, la predisposición para montar los cinturones de seguridad y el tablero lleno de instrumentos y controles, dándole una imagen de riqueza sólida.

Mecánicamente, el Lancia Flavia lo tomó prestado todo casi por completo: primero la tracción delantera, por primera vez en un automóvil italiano; y luego un motor opuesto de cuatro cilindros montado sobre el eje delantero en un bastidor separado; suspensión delantera con ballesta transversal y cuatro frenos de disco de doble circuito: eso fue suficiente para hacer mucho ruido entre los posibles compradores y garantizar que el nuevo sedán tuviera un éxito excelente.

Donde, en cambio, el coche no dio la talla fue en el motor: durante la recuperación a plena carga y cuesta arriba, el Flavia no rendía lo que se esperaba de un sedán; ciertamente 78 HP para un motor de un litro y medio no eran pocos en ese momento pero no satisfizo los deseos de los compradores. Por lo tanto, se decidió, en 1963, aumentar la cilindrada hasta 1800 cc para obtener 92 HP, suficiente para darle al Flavia un equilibrio muy satisfactorio incluso si se intentara aumentar su potencia nuevamente con la versión de inyección introducida en el último año de producción, en 1965, con otros diez caballos disponibles obtenidos mediante la adopción de un sistema de inyección de combustible FAG-Kügelfisher, una solución que, sin embargo, sedujo a menos de mil compradores, lo que aportó 102 caballos de potencia.

La construcción de la primera serie del sedán Lancia Flavia, por lo tanto, termina en 1966 después de aproximadamente 42,000 ejemplares, 31,600 de los cuales con el motor original de 1,500 cc. Con un precio de 1,800,000 liras, demasiado alto para la época.

La evolución del modelo continúa en 1961-62 también con la expansión de la gama Flavia y con el lanzamiento de las llamadas versiones especiales como el Pininfarina Coupe, con una clase y elegancia notorias y fue muy apreciado por el público. La otra versión especial denominada Sport Zagato, con una ventana trasera cóncava que lo transformó en una versión muy especial y distinguida. Y, por última, la versión Cabrio, firmado por el diseñador Vignale que lo presentó con una linea sobria.

La segunda serie se presentó en 1967, con importantes cambios estéticos y de configuración, mientras que en la mecánica, básicamente sin cambios, llegará un motor de 2000 cc

La producción del Flavia se detuvo en 1971 después de unos 60,000 ejemplares construidos, dando paso al Lancia 2000, estando ya la empresa en mandos de Fiat y esa, ya es otra historia.

Viva Lancia!

Redacción

imageimageimageimageimageimageimageimageimage

 

INSPIRE_TAGS , , ,

Comments powered by CComment

JUX Social Instagram Feed
Semanal Clásico

SemanalClásico es la web Nº1 en español dedicada al mundo de los coches clásicos, históricos, de colección y sport. Más de 15 años publicando toda la actualidad del motor clásico, hecha por apasionados para apasionados gracias a un equipo de colaboradores incansables. 

Nos mueve la pasión, las emociones y las historias de los coches clásicos. Gira la llave, siente el motor, sal fuera, conduce, disfruta y no te olvides de hacernos llegar tus apasionantes historias con tu clásico a redaccion@semanalclasico.com , las esperamos y publicaremos para hacer disfrutar a la comunidad que nos sigue a diario!

Esperamos que la disfrutes, la compartas y nos sigas cada semana aquí en SemanalClasico.com

Dónde estamos
Calle Bailén 45, Rubí, Barcelona, España
695 176 145
redaccion@semanalclasico.com
Copyright
© 2003 - 2020 SemanalClasico.com

Sign in to your account

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando aceptas su uso. Política de Cookies