fiat124_2cabos Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Estimados lectores,

En 1970, un grupo de jóvenes aventureros partió a bordo de tres Fiat 124 Special para realizar un viaje sin precedentes desde Ciudad del Cabo a Cabo Norte, organizado por Fiat.

Nuestro ex colega Riccardo Presotto, uno de los protagonistas, cuenta la historia. ¿Lo más destacado? Había mucho para destacar. ¿El momento más peligroso? En la presa de Kariba, durante una pausa en la orilla del lago, cuando dos miembros del grupo, habiendo recuperado un bote improvisado, se arriesgaron a hundirse en una zona con hipopótamos acechando cerca. ¿El momento más duro? Cuando nos enteramos de que Uberto Bossi Pucci había fallecido. ¿Lo más emocionante? Definitivamente cuando llegamos a nuestro destino.

fiat124special Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

Pero lo primero es lo primero. El hombre que tenemos ante nosotros es Riccardo Presotto, un distinguido caballero de Turín, residente en la zona de Cuneo durante muchos años y “nacido en Fiat”: un empleado con más de unas pocas historias que contar. Estudió en la escuela Edoardo Agnelli de Turín, un instituto fuertemente vinculado al fabricante de Turín, que preparó allí a los técnicos del futuro. Riccardo fue un alumno destacado, uno de los más brillantes, y tuvo la oportunidad de iniciarse en el mundo de la asistencia automotriz. Comenzó con los vehículos Fiat en los mítines, luego se unió a la comitiva del Giro de Italia y también trabajó en los llamados "servicios de vacaciones", pasando 4 meses patrullando un tramo de la carretera estatal Catania-Siracusa para intervenciones de apoyo técnico.  Un día, se le ofreció una oportunidad que no podía dejar pasar: Amedeo de Saboya, duque de Aosta, había decidido organizar una ambiciosa incursión automovilística, desde el extremo más alejado de África hasta el punto más septentrional de Europa, y estaba buscando un técnico para ayudar al trío de vehículos involucrados en la hazaña, que serían proporcionado por Fiat. Y Presotto tenía suficiente experiencia como para aprovechar la oportunidad! Acababa de cumplir 24 años. La edad media de los otros jóvenes aventureros del grupo formado por el Duque para afrontar el largo viaje intercontinental era sólo un poco mayor. En cuanto aceptó, Riccardo se puso a trabajar de inmediato en la preparación de los coches, tres Fiat 124 Special. Presotto cree que tenían el auto adecuado para el trabajo. Robusto, sencillo y fiable. Uno de los últimos modelos de Fiat con tracción trasera, contaba con un maletero grande - imprescindible para guardar repuestos y equipos - y unos costes de mantenimiento reducidos: características que lo hacían perfecto para un recorrido de 40.000 km. Presotto y otros técnicos especializados de Fiat modificaron la suspensión, equiparon los autos con un filtro de aire en baño de aceite y agregaron un par de faros adicionales, protectores de bajos y barras antivuelco para la cabina. Una vez que los vehículos estuvieron listos, llegó el momento de que Riccardo se reuniera con el resto del equipo. Confiesa que se sintió un poco incómodo. Él, Riccardo, hijo de una familia de clase trabajadora, se encontraba ahora en Fiesole, en la casa de la duquesa Irene de Grecia y Dinamarca, preparándose para encontrarse con ella y, sobre todo, con su hijo, Amedeo, duque de Aosta. En particular, recuerda con cariño a la duquesa, que escribió una carta a sus padres felicitándolos por la buena educación de su hijo y expresándoles su alegría de que él fuera quien cuidara de su amado Amedeo durante ese duro viaje. Además del duque de Aosta, que lideraría la expedición, el equipo incluiría un grupo de amigos del aristócrata aventurero: el toscano Uberto Bossi Pucci y Roberto Vivarelli Colonna, fotógrafo oficial de la expedición Costantino Ruspoli y el periodista Vincenzo Bartone.

fiat124_cabo Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

Organizado por Fiat, el "Raid of the Two Capes" fue patrocinado por otras dos empresas italianas, Fondiaria Assicurazioni y Cinzano, seguido de la revista automovilística Quattroruote, con las periodistas Clelia D’Onofrio y Giovanna Mazzocchi encargadas de informar sobre la gran aventura.

Los tres Fiat 124 Specials partieron de Mirafiori, después de haber sido fotografiados con sus respectivos equipos en la famosa pista de pruebas de la planta de Turín. Una vez que llegaron a Roma, los seis participantes se embarcaron hacia Ciudad del Cabo. Desde el muelle del puerto en Ciudad del Cabo, el pequeño convoy de Fiat se trasladó a Cape Point, el punto más al sur de África, el lugar donde realmente comenzaría el viaje. La fecha fue el 24 de junio de 1970.

El ritmo fue rápido desde el primer día: según la hoja de ruta, viajarían unos 1000 km por día, deteniéndose principalmente en las principales capitales africanas, donde los equipos podrían alojarse en hoteles. Si era imposible llegar a una ciudad al anochecer, dormirían en los coches o en las tiendas. Cada automóvil podía contar con 120 litros de combustible adicional en latas separadas. Y, de vez en cuando, con el apoyo de un Fiat Campagnola y un mecánico local. Los seis viajeros llegaron a Zambia desde Zimbabwe y se detuvieron en una pequeña aldea. Por un extraño giro del destino, en ese pueblo, perdido en medio de la nada, Presotto se topó con un antiguo amigo de la escuela Agnelli. Él también, tras finalizar sus estudios, había comenzado su carrera en Fiat y una compleja serie de coincidencias le habían llevado a trabajar allí mismo. Tras este inesperado reencuentro, el convoy partió de nuevo hacia Kenia. El tramo de Nairobi a Addis Abeba resultó el más complicado, con los vehículos enfrentando muchos obstáculos: el cruce del desierto, en algunos casos en pistas ni siquiera marcadas en los mapas, las temperaturas abrasadoras, una serie de cruces que se habían derrumbado y por lo tanto no eran accesibles , puentes inestables con ejes desconectados ...

fiat124_rallye_special Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

Los equipos también tuvieron una buena cantidad de encuentros con la fauna local, incluido un león que cruzó la carretera sin previo aviso, uno de los vehículos atropelló a un guepardo por la noche y otro tuvo el parabrisas aplastado por un águila que volaba bajo. Cuando finalmente llegaron a la frontera con Etiopía, después de superar una variedad de problemas, la policía de fronteras bloqueó a los viajeros porque no tenían visas de entrada. ¡No pudieron regresar, pero tampoco pudieron continuar! No tenían forma de comunicarse con Italia, no había hoteles cerca y, sobre todo, no tenían mucha comida. Acamparon en un pequeño pueblo donde, por casualidad, se enteraron de un telégrafo ubicado a varios kilómetros de distancia. Lucharon por llegar allí, pero una vez que lo hicieron, pronto volvieron a estar en contacto con su tierra natal. Después de una escala forzosa de cinco días, los problemas con sus trámites finalmente se resolvieron y partieron nuevamente. Pero cruzar Etiopía tampoco fue un viaje fácil; la etapa Moyale - Neghelle resultó ser la más corta, pero también la más larga de toda la incursión: recorrer solo 76 kilómetros tomó unas insoportables 18 horas, gracias a no menos de ocho neumáticos pinchados. Pero los esfuerzos del grupo valieron la pena cuando fueron invitados a una magnífica recepción en la corte imperial: allí los seis jóvenes italianos fueron recibidos por Negus Hailè Selassié, quien recordó las acciones de Amedeo de Aosta, el tío del líder de la expedición, cuyo nombre compartía. - apodado el "héroe de Amba Alagi". Amba Alagi, una montaña de unos 3.000 metros de altura, había sido escenario de un baño de sangre durante la Segunda Guerra Mundial: el ejército italiano involucrado en la batalla de 1941 había sido dirigido por el duque Amedeo de Aosta. Una razón válida para escalar la montaña y rendir homenaje a los soldados caídos de la guerra ítalo-etíope.

fiat124_africa Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

En Eritrea, el convoy había terminado de cruzar África y era hora de entrar en Asia. Allí, como no podían cruzar Arabia Saudita por carretera por motivos políticos, los equipos y los coches se cargaron en aviones. Tras sobrevolar el Mar Rojo y la Península Arábiga, el trío de Fiat 124 retomó el camino en Irán, con una escala en Teherán. Después de cruzar la frontera con Turquía, surgió el primer, y afortunadamente el único, problema mecánico grave de todo el viaje. En el camino de tierra que conecta Trabzon con Ankara, el cubo de una rueda delantera se rompió en uno de los autos. En esas mismas horas, Amedeo de Aosta se sintió mal y necesitaba buscar un médico. El grupo se dividió: la mitad partió en busca de tratamiento para el hombre y la otra mitad se dispuso a buscar tratamiento para el automóvil. En poco tiempo, tanto el Duke como el averiado Fiat 124 volvieron a estar en plena forma y el grupo volvió a ponerse en marcha, más decidido que nunca a llegar a Cabo Norte. Desde Estambul llegaron a Salónica en Grecia y luego prosiguieron hacia Yugoslavia. Para recuperar el tiempo perdido, el equipo cruzó los dos países en un día. Finalmente llegaron a Trieste, la única parada italiana de la incursión. Aquí Uberto Bossi Pucci decidió dejar la expedición. Tras una noche de celebraciones y despedidas, los cinco participantes restantes volvieron a emprender la marcha. Aunque estaban ocupadas, las confiables autopistas europeas parecían un sueño en comparación con los senderos de burros africanos. Los equipos cruzaron Alemania rápidamente pero al llegar a Hamburgo se encontraron con una triste noticia: pocos días después de dejar el grupo, Uberto había planeado una de sus queridas inmersiones. Lamentablemente, por razones aún desconocidas en la actualidad, sería la última. En ese momento, los equipos consideraron abandonar la redada, sintiendo que sería una falta de respeto continuar. Pero quizás sería aún más irrespetuoso si se dieran por vencidos y no escribieran esta nueva página en el gran libro de historia del automovilismo, negando así a Uberto la mención que se había ganado. Por lo tanto, los cinco jóvenes decidieron regresar a sus autos y partir nuevamente, no sin antes colocar una pegatina con el nombre de su difunto amigo en el costado de cada vehículo.

fiat124_doscabos Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

Los países escandinavos fueron pan comido: el trío de coches Fiat recorrió las carreteras de Dinamarca, Suecia, Finlandia y Noruega con facilidad, hasta llegar finalmente a su codiciado destino: Cabo Norte. Allí, la fantástica vista del sol de medianoche dio la bienvenida a los tres 124, su resplandor rojo iluminando la naturaleza salvaje de la isla de Magerøya. La fecha fue el 14 de agosto de 1970. Un mes y medio de ruta, tres continentes cruzados y más de 40.000 km recorridos para una hazaña que fue, y sigue siendo, memorable hoy medio siglo después. Dos de los participantes decidieron regresar a Italia por vía aérea. Así que Presotto, Bartone y el imparable Duke Amedeo regresaron a Italia en los autos, conduciendo uno cada uno. Fueron de Cabo Norte a Florencia y luego de Florencia a Turín, donde se llevaron a cabo celebraciones para el grupo y para los 124, que habían demostrado ser perfectamente capaces de hacer el trabajo. Uno de los tres vehículos que participó en el raid pertenece a la colección FCA Heritage y se exhibe con orgullo en el Heritage HUB, entre los protagonistas del área temática de Epic Journeys.

Prensa FCA

D_13 Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

historia_fiat124 Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

fiat_124_special Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

fiat124 Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

foat124_dos_cabos Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

fiat124_special Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

fiat124_interior Rallye de los dos Cabos - SemanalClásico - Revista online de coches clásicos, de colección y sport

Sign in to your account

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando aceptas su uso. Política de Cookies