La historia de Mr. Turbo

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Estimados lectores,

 

Hace unas semanas, acaba de cumplirse el primer aniversario del fallecimiento de Per Gillbrand, ingeniero mecánico, más conocido como Mr. Turbo. Y creemos “necesario” que conozcáis su historia y aportes al mundo del automóvil.

 

Puede que sus nombres y apellido no sean famosos en el día a día, pero si lo son sus aportes al sector del automóvil, especialmente si había conducido en algún momento un motor denominado turbo. Entonces,  con seguridad habéis disfrutado de sus invenciones.

 

Nacido en 1934, en la pequeña localidad sueca de Tidaholm, desde muy pequeño ya enseñó sus aptitudes para la mecánica (a los 14 años fabricó su primer hidroavión). Estudió y se graduó como ingeniero mecánico en la Escuela Técnica de Gotemburgo. Comenzó a trabajas para Volvo Penta en 1955 y pronto fue ascendido al departamento de desarrollo, dónde diseñó el tan duradero motor B18 de cuatro cilindros que equipó el conocido Volvo P1800, PV544 y 122 Amazon. El motor B18 era un cuatro cilindros de gasolina de alto rendimiento con cigüeñal apoyado en cinco bancadas.

En 1964, Saab ficha al ingeniero para trabajar en el departamento de desarrollo de motores a gasolina y diesel, ubicado en la planta de Trollhättan. En un principio trabajó para adaptar el motor Ford V-4 dentro del Saab 95 y 96, y luego sobre el Sonett V-4. Luego integró el equipo de ingenieros tanto suecos como ingleses en el desarrollo de motores para el Triumph TR7 y Saab 99, ya que Saab continuó el desarrollo  de este motor, rediseñándolo para obtener mayor durabilidad. Aunque, en realidad, fue la búsqueda de más potencia lo que llevó a este ingeniero a la cima, ya que solía decir: “todos los motores tienen una bomba de aceite, una bomba de combustible y una bomba de agua, con lo cual, por que no también una bomba de aire? Todos deberían llevar una.”

 

Y esta frase llevó a Gillbrand a desarrollar el turbocompresor, ya que en el pasado se utilizaba para aumentar la potencia simplemente. Pero Gillbrand logró utilizarlo también para que trabajase a todas las velocidades, a través del control de la presión y haciendo el turbo más respondón en l banda baja de las revoluciones. Esta nueva tecnología llegó al mercado en 1977 y de la mano del Saab 99 Turbo (este modelo supuso la introducción del Turbo en gran serie en Europa) y fue perfeccionada a partir de 1979 con el lanzamiento del Saab 900 Turbo, cuando el control electrónico de la presión a través de sensores eléctricos que envían señales al ordenador del motor para que retrase el encendido o reduzca la presión (llamado APC) comenzó a ser el camino a seguir por todos los fabricantes que se vivieron turbo adictos para evitar el problema de la detonación de estos motores. En 1990, este sistema se integró con el sistema también desarrollado por él de la inyección directa (sobre los terminales de las bujías) para una mayor precisión en el control de la inyección y la presión del turbo.

En 1989 diseña y desarrolla un sistema de equilibrado de motores consistente en dos ejes que se movían en contrarrotación.

A partir de 1990 y debido a la compra de Saab por parte de General Motors, el ingeniero pasa a trabajar en la planta de Södertälje de Saab Automobile AB.

En 1995 ingenió un sistema para inyectar aire en el sistema de escape delante del catalizador para mejorar la acción del mismo catalizador.

También investigó en la sobrealimentación secuencial, utilizando dos turbo, uno adicional para incrementar la potencia del motor al aprovechar la energía de los gases de escape que todavía tienen al salir de la turbina d los motores diesel.

Uno de sus últimos proyectos para Saab antes de retirarse, fue el SVC (Saab Variable Compresion). Presentado en el año 2000, este motor de 5 cilindros, 1,6 litros dotado del software Trionics, un turbo y un cabezal que permitía variar el ratio e compresión de 8:1 a 14:1. Este sistema era un 30% más eficiente que uno convencional con un motor más grande para obtener la misma potencia. Aunque GM decidió no desarrollarlo, vemos que actualmente es la tendencia en los fabricantes de motores actuales.

 

Mr. Turbo siguió trabajando ya retirado; dando conferencias pero, sobre todo, enseñando sus pequeños motores a escalas construidos por él mismo y, por supuesto, que funcionan!

 

Pasean y vean sus creaciones: https://www.youtube.com/watch?v=7Q3tsPQfVbQ

 

Per Gillbrand, el padre del Saab Turbo. Su nombre quedará siempre en la historia de la mecánica.

 

Redacción

 

imageimageimageimageimageimageimageimageimage

 

 

Semanal Clásico

Semanal Clásicos es la web Nº1 en español dedicada al mundo de los coches Clásicos y Sport. Más de 12 años publicando toda la actualidad del motor clásico, hecha por apasionados para apasionados gracias a un equipo de colaboradores todo terreno. 

Esperamos que la disfrutes y nos sigas cada semana aquí en SemanalClasico.com.

Dónde estamos

Calle Bailén 45, Rubí, Barcelona
640 205 472
redaccion@semanalclasico.com