racingotorspot

  • Estimados lectores,

    El 12 de julio de 1959 el Maserati Tipo 60 “Birdcage”, a los mandos del entonces treintañero Stirling Moss, debutó en la carrera para autos sport de Rouen, Francia. El Tipo 60 se adjudicó su primera victoria derrotando a dos Lotus 15 y obteniendo la vuelta rápida en 2.28.5, a una velocidad media de 158.594 km/h.

    Esta fue la primera de una larga serie de victorias: el “Birdcage” se adjudicó también cuatro Campeonatos Italianos de Montaña (1960-1961-1962 con Odoardo Govoni y en el 1963 con Nino Todaro) y dos Campeonatos Italianos de Velocidad en Pista (1960 con Mennato Boffa y en 1963 con Nino Todaro).

    En el año 1958 la familia Orsi, entonces propietaria de la “Casa del Tridente”, confió al ingeniero Giulio Alfieri, responsable técnico de Maserati, el proyecto de encontrar nuevas soluciones técnicas para hacer aún más competitivos los vehículos destinados a la competición.

    Al ingeniero Alfieri se le dio total libertad de acción, lo que llevó a una revolución histórica en la marca. Inicialmente se pensó en realizar un nuevo vehículo equipado con una estructura monocasco, pero la idea no prosperó. En octubre del 1958 Alfieri y sus colaboradores discutían sobre como combinar ligereza y gran rigidez torsional. Diseñaron entonces un nuevo chasis muy evolucionado compuesto por unos 200 tubos de acero de pequeño diámetro (entre los 10 y los 15 mm) que, unidos entre sí en un complejo enrejado, formaban parte de una estructura tipo jaula de pájaro: de ahí el sobrenombre “Birdcage”.

    Para el Tipo 60 se seleccionó el motor compacto de cuatro cilindros y 2 litros colocado en posición central, inclinado 45° para bajar el baricentro. El vehículo demostró ser muy equilibrado tanto desde el punto de vista de la distribución de los pesos como de la aerodinámica. El motor, derivado del 200S, fue oportunamente modificado, con una profunda revisión que llevó el escape al lado derecho. También la relación diámetro/carrera pasó de 1,226:1 (92x75mm) del 200S a 1,302:1 (93,8x72mm). Los carburadores eran dos Weber 45 DCO3, el doble encendido de batería con distribuidor Marelli y la potencia máxima de 200 CV. Las suspensiones eran de muelles helicoidales y puente trasero De Dion con elástico transversal. Las soluciones técnicas adoptadas en el Tipo 60 permitían limitar el peso hasta los 570 kilos.

    El primer ejemplar fue terminado en el mes de mayo de 1959 con un chasis compuesto por tubos de acero con cromo de alta calidad, totalmente rígido. Este primer ejemplar fue confiado a Stirling Moss, quien lo condujo en varias pruebas en el Aero-autódromo de Modena y en Nürburgring. Durante estos test, Alfieri se dio cuenta que, debido a la baja deformación del acero, se producían numerosas e imperceptibles fracturas en las soldaduras, poniendo en riesgo la seguridad del piloto. Sorprendiendo a todos, decidió sustituir el acero de elevada calidad por uno de mediocre calidad, que permitía al chasis absorber las exigencias y así evitar las fracturas. Frente a sus detractores, la intuición de Giulio Alfieri se demostró ganadora.

    Gracias a la victoria obtenida en Rouen el 12 de julio de 1959 y otros resultados importantes, el Tipo 60 fue muy solicitado por parte de escuderías privadas y por “Gentlemen Drivers” que podían permitirse el elevado precio de compra del “Birdcage”.

    El “Birdcage” generó un gran interés por parte de escuderías que competían en los EE.UU. con vehículos Sport de tres litros. Esto empujó a Maserati a valorar una solución para dejar contentos a sus mejores clientes. El cuatro cilindros se elevó hasta una cilindrada de 2.890 cc. La potencia aumentó de esta manera en 50 CV y el peso total del vehículo (denominado ahora Tipo 61) llegó a alcanzar los 600 kg también gracias a la adopción de un nuevo árbol de mayores dimensiones. Los consumos siguieron siendo contenidos y esta característica fue determinante en las carreras de larga duración, donde el “Birdcage” conseguía reducir notablemente el número de paradas para reaprovisionarse.

    En 1960 Maserati no creó un equipo oficial, pero en cambio decidió apoyar a la escudería estadounidense Camoradi de Lloyd Casner, quien en los 1.000 Km de Nürburgring, puso en pista dos Tipo 61. El equipo compuesto por Stirling Moss y Dan Gurney obtuvo la victoria mientras que el de Masten Gregory y Gino Munaron se clasificó en tercer lugar. Durante las 24 Horas de Le Mans, un Maserati Tipo 61 alcanzó los 270 km/h, la velocidad más alta nunca conseguida antes por un vehículo Sport de 3 litros. En ese mismo año el equipo formado por Masten Gregory – Lloyd Casner, se clasificó de nuevo en el primer puesto en los 1.000 Km de Nürburgring, por delante de los Ferrari 250 TR 61 de los hermanos Rodríguez.

    Entre enero y febrero de 1961 se produjeron los últimos dos Tipo 61. En ese mismo año se realizaron tres motores denominados Tipo 61/76.

    Prensa Maserati

    imageimageimageimageimageimage

Semanal Clásico

Semanal Clásicos es la web Nº1 en español dedicada al mundo de los coches Clásicos y Sport. Más de 12 años publicando toda la actualidad del motor clásico, hecha por apasionados para apasionados gracias a un equipo de colaboradores todo terreno. 

Esperamos que la disfrutes y nos sigas cada semana aquí en SemanalClasico.com.

Dónde estamos
Calle Bailén 45, Rubí, Barcelona
640 205 472
redaccion@semanalclasico.com

Sign in to your account

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando aceptas su uso. Política de Cookies