Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Pin It
Se cumple el primer siglo del nacimiento del Ford T, un vehículo que marcaría un antes y un después en la construcción de vehículos ya que impuso diversas soluciones que aún se ponen en práctica hoy en día. Elegido "coche del siglo", se lanzó al mercado el 1 de octubre de 1908 y se fabricó durante 19 años, cerrando su producción el día 26 de mayo de 1927.  Sample Image

Para celebrar este acontecimiento Ford Motor Company organiza un evento especial el día 27 de noviembre en Detroit durante el America Thanksgiving Day Parade donde se verán 19 vehículos representando cada uno de los 19 años de su fabricación.

 

El proyecto T nace a principios de 1907, formando un grupo de trabajo integrado por el ingeniero Joseph Galamb, el modelista Charles Sorensen, el especialista en carrocerías Harold Willis y el mecánico Jimmy Smith, todo ellos encargados de poner en marcha las ideas que Henry Ford tenía en mente para su nuevo vehículo. El 15 de septiembre de 1908 se presenta a todos los agentes y concesionarios el prototipo del T y 9 días más tarde el primer vehículo era producido. Se lanzó con un precio de 825 dólares, muy atractivo versus la competencia que vendía sus vehículos a precios entre 1.700 y 3.000 dólares. Este primer modelo era un roadster de dos puertas, siendo sus principales características muy espartanas: chasis rectangular con dos largueros que se unen en los extremos por dos travesaños, construido en acero al vanadio (lo que le daba ligereza y durabilidad), la suspensión estaba formada por dos elásticos transversales, uno en cada eje; el motor era un cuatro cilindros de 2.880 cc, fundido en un único block, carter y cigüeñal en una sola unidad, con tapa desmontable, en conjunto con una caja de velocidades de sistema epicicloidal de dos marchas adelante y una marcha atrás; el sistema de encendido es por magneto de baja tensión y la alimentación es por medio de un carburador con mezcla regulable desde el interior del habitáculo y 4 bobinas separadas. la lubricación era centralizada, buscando la durabilidad del vehículo.  El T daba una potencia de 20 CV a 1.800 rpm, y alcanzaba una velocidad de 70 km/h.

 

Era capaz de recorrer 25 millas con un sólo galón de gasolina, pesando 1200 kilos. Este primer modelo ya incluía un set de herramientas, llevaba el depósito de combustible debajo de los asientos delanteros (por seguridad), además de incluir por vez primera el limpiaparabrisas en opción. Fue promocionado en medios a través de los acontecimientos que lograba como subir por las escaleras del Tennessee State Capitol o llegar hasta el monte Pikes.

 

Se comienza produciendo en varios colores, como el rojo, azul, verde o gris,  pero con la puesta en marcha de la cadena de producción en octubre de 1913 con el objetivo de reducir aún más los costos, sólo se produjo en color negro a partir de entonces, un color llamado Black Japan. La producción en masas permitió reducir el precio del T hasta los 260 dólares en 1924. Permitió aumentar la producción, que pasó de un vehículo cada 12 horas a uno cada 90 minutos. En 1914 Ford produce 308.162 automóviles y en 1915 se llega al millón de unidades. Hasta ese momento pocos cambios se producen en el T pero en 1915 se introducen la iluminación eléctrica y al año siguiente la máscara del radiador, hasta ese entonces de bronce, es reemplazada por una chapa más redondeada pintada de negro y, en 1919, el encendido eléctrico se ofreció en opción en los vehículos de carrocería cerrada, la dínamo y las llantas desmontables. Para entonces el modelo se ensamblaba en otros países dado el éxito que tuvo, como Alemania, Canadá, Inglaterra o Argentina. Hacia 1926 su producción representaba el 56,6 % de la producción mundial de automóviles, Ford había creado no sólo un vehículo revolucionario sino también un mercado enorme y permanente de vehículos así como también la necesidad de tener un coche en cada casa.

 

En el año 1923 se produce el récord de producción con 1.831.128 unidades construidas, pero a partir de aquí las ventas empiezan a desplomarse. Su director de producción es fichado por la competencia, Chevrolet, quienes presentan el Chevrolet Superior, un vehículo más avanzado que el Ford T. Ford responde con el ‘improved Ford T’ en 1926 que constaba con varios cambios, entre los cuales estaban la máscara del radiador niquelada, llantas de rayos de alambre opcionales, y un nuevo catálogo de colores, además de un sistema de frenado más eficiente. Sin embargo, no se logó convencer a los usuarios, que lo consideraban parco, duro y ruidoso, aunque fuera el mejor T construido hasta la época. Las ventas siguieron desplomándose y, en mayo de 1927 y con 15.007.0034 unidades construidas, Henry Ford decide poner freno a su producción.

 

Ahora nos preguntamos, será el próximo Ford T el coche del siglo XXI?

 

Redacción 

Les recomendamos la galería del Ford T en Flickr

Semanal Clásico

Semanal Clásicos es la web Nº1 en español dedicada al mundo de los coches Clásicos y Sport. Más de 12 años publicando toda la actualidad del motor clásico, hecha por apasionados para apasionados gracias a un equipo de colaboradores todo terreno. 

Esperamos que la disfrutes y nos sigas cada semana aquí en SemanalClasico.com.

Dónde estamos
Calle Bailén 45, Rubí, Barcelona
640 205 472
redaccion@semanalclasico.com

Sign in to your account

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando aceptas su uso. Política de Cookies